RADIO ONLINE
SEGUINOS EN FACEBOOK
Publicidad
Noticias Locales
Locales 20 oct 2017 735
Rubén Figueredo, presidente de la fundación Itá Enramada, fue condenado a dos años de cárcel al ser declarado culpable de montar en su propiedad un depósito clandestino de pilas en desuso.

Procesamiento ilícito de desechos y violación de la Ley Nº 716/96, que sanciona delitos contra el medio ambiente, fueron los hechos punibles por los que fue condenado, pero con el beneficio de suspensión de la condena, es decir que no irá a la cárcel, sino que será sometido a reglas de conducta, informó Perla Silguero, periodista de ABC Color.

“Vamos a respetar la decisión. Cometimos el hecho pero por desidia. Esto no es el trabajo de Rubén Figueredo ni de la Fundación”, dijo resignado tras conocer el fallo del Tribunal. Aseguró ser consciente de los errores que se cometían, pero dijo que fue “traicionado por la Fiscalía”, ya que ésta también depositaba en el predio de la Fundación las pilas viejas y luego lo imputó.

“Nosotros no pusimos una sola pila en la Fundación, la gente era la que llevaba. Nosotros solo poníamos los contenedores”, aclaró Figueredo. Además, señaló que numerosas instituciones trasladaban a la Fundación basura tecnológica.

Figueredo reprochó el proceso abierto en su contra, pues dice que solo buscaba dar una respuesta a una falencia del Estado en la disposición final de peligrosos desechos como las pilas y las basuras tecnológicas.

Por su parte, el fiscal Jalil Rachid dijo que no apelará el fallo, pues se siente conforme con la sentencia, pese a que en principio había pedido una pena privativa de libertad de tres años y seis meses para Figueredo.

Fuente: http://www.abc.com.py/nacionales/condenado-por-acumular-pilas-1642302.html